Las mejores excursiones para descubrir Jamaica

Jamaica es conocida a nivel mundial por ser la isla en la que nació el principal exponente de la música reggae, Bob Marley, y el hombre más rápido del mundo, Usain Bolt. Mientras del primero podemos seguir disfrutando a través de su música muchos años después de su muerte, al segundo no volveremos a verlo correr en una competición de alto nivel.

Una playa de Jamaica
Una playa de Jamaica

El rayo Bolt se ha retirado de las pistas de atletismo de forma oficial pero eso no significa que vaya a desaparecer de la escena pública, de hecho se ha convertido en la nueva imagen de la sala de póker PokerStars y ha afirmado que le gustaría dedicarse profesionalmente al fútbol.

Pero Jamaica es mucho más que la cuna de grandes estrellas mundiales, es un pequeño país del mar del Caribe en el que la historia de piratas y conquistadores se entremezcla con los paisajes más bellos de playas paradisíacas. Uno de los mejores lugares para comenzar a descubrir la esencia de Jamaica es su capital.

La ciudad de Kingston se fundó en 1692 tras un terremoto que destruyó la antigua capital, Port Royal. Desde ese momento se constituyó como la sede de la administración jamaicana, un estatus que siguió manteniendo cuando en 1962 la isla consiguió su independencia del imperio británico. Teniendo en cuenta que Jamaica perteneció primero a los españoles para más tarde pasar a manos de los ingleses, Kingston es un claro ejemplo de esa mezcla de culturas y tradiciones.

Ciudad de grandes contrastes, en Kingston podemos trasladarnos a la más rica de las opulencias visitando una mansión histórica como la de Devon House o visitar el gueto de Trench Town. Por las calles de este humilde barrio paseó Bob Marley y fue precisamente en ellas donde conoció a Vicent Ford, quien le enseñaría a tocar sus primeras notas en una guitarra y quien terminaría por regalarle la letra de una de sus canciones más icónicas: No woman no cry.

El número 56 de Hope Road
El número 56 de Hope Road

También en esta zona de la isla se encuentra el museo dedicado al músico, la mansión del 56 Hope Road ofrece visitas guidas en las que el visitante puede observar de primera mano el ambiente en el que vivía Bob Marley así como apreciar diferentes objetos personales de uno de los mayores expones del movimiento rastafari como ropa o discos.

Para los que no sean tanto de música como de arte, en la ciudad también pueden visitar la National Gallery en la que se encuentran las mejores obras de arte local. Para los amantes de la naturaleza la ciudad cuenta con los jardines botánicos más grandes de todo el Caribe: Hope Gardens, que alberga una gran cantidad de plantas indígenas, Sunken Gardens, Coconut Museum y Orchid House.

Hope Botanical Gardens, Jamaica
Hope Botanical Gardens, Jamaica

Siguiendo con las visitas a núcleos urbanos, la siguiente parada imprescindible en un viaje a Jamaica es Ocho Ríos, en el norte de la isla. La visita a esta ciudad es especialmente recomendable para todos aquellos que sientan pasión por las compras y es que en ella se sitúan los centros comerciales de lujo más impresionantes del país. Para los que también sean unos fashion victims  pero cuenten con un presupuesto más reducido, la ciudad también ofrece una amplia variedad de tiendas y comercios locales en los que adquirir souvenirs de lo más originales.

Siendo Jamaica una isla en la que la naturaleza es la protagonista de todas sus regiones no podían faltar enclaves naturales espectaculares en las cercanías de Ocho Ríos y es que en esta región nos encontramos con bosques y montañas exuberantes. Un ejemplo de ello son las cataratas Dunn’s River Falls que en su descenso forman unas piscinas naturales entre las rocas a las que la gente acude a bañarse. Para completar esta experiencia entre lo salvaje y natural no se puede dejar de visitar los parques Shaw Park y Cobaya Park en los que la naturaleza se muestra en estado puro.

Otra visita obligada para los amantes de los animales es el Dolphin Cove, un lugar en el que el visitante tiene la opción de bañarse con estos mamíferos así como con otros animales  como las mantas o los tiburones.

Dunns river falls
Dunns river falls

Otra de las ciudades que no puedes perderte es Negril ya que posee una de las ostas más bonitas del planeta. Una de las playas más espectaculares de la zona es la Seven Mile Beach que cuenta con cerca de 11 kilómetros para pasear  y disfrutar de su arena blanca. Además de playa, en las cercanías de Negril también puedes disfrutar de un espectáculo de agua y vegetación en las YS Falls y en las Mayfield Falls.

Las primeras son unas cataratas escondidas en medio de la selva que cuentan incluso con alguna liana con la que poder sentirse como el mismísimo Tarzán. Las segundas se encuentran a una hora andando desde Negril y son un conjunto de cascadas y pozas que conforman un auténtico paraíso natural.

Y si las puestas de sol son lo tuyo, también lo será Glistening Waters. ¿El punto de unión entre ambas? Lo espectacular de la luz. Glistening Waters también recibe el nombre de Laguna Luminosa y es que ésta, la luminosidad, es su principal atractivo. Situada en las inmediaciones de una cueva, esta laguna de agua oscura cambia su color cuando nuestro cuerpo entra en contacto con el agua. El motivo es que al sumergirnos en ella los microorganismos biolumisniscentes que habitan en el agua se iluminan creando este mágico efecto. Al nadar en sus aguas tendréis la sensación de que el espacio se va iluminando para vosotros.

La natación luminiscente no es el único deporte que se puede practicar en la isla, de hecho Jamaica ofrece a sus visitantes la posibilidad de practicar uno de los deportes de invierno por excelencia: el bobsleigh. En 1988 un equipo jamaicano de esta disciplina deportiva viajó hasta Calgary para participar en los Juegos Olímpicos de Invierno y aunque el resultado no fue bueno, quedaron últimos, la experiencia caló tanto en la población que a día de hoy el parque Mystic Mountain Rainforest ofrece la posibilidad de descubrir lo exuberante de la vegetación jamaicana a través de un recorrido en este particular trineo.

Y no podemos visitar Jamaica sin realizar una de las actividades más valoradas del lugar: el buceo. Da igual el nivel que tengas en esta disciplina, las aguas de Jamaica siempre serán un buen lugar para practicarlo. La isla posee infinidad de lugares para practicar el buceo pero los puntos estratégicos serían Ocho Ríos, Negril y la Bahía de Montego.

Buceo en Jamaica
Buceo en Jamaica

Los mejores meses para practicarlo son de junio a septiembre pues en esta época las aguas están más tranquilas y por tanto hay una mayor visibilidad. En Negril destacan las zonas de Deep Plane, llamada así en honor al avión que descansa en su fondo, y King Fish Point, el lugar ideal para aquellos buceadores que quieran encontrarse con tiburones, ballenas y tortugas. En Ocho Ríos y Montego destacan los impresionantes arrecifes y una vida acuática de lo más variada.

Jamaica tiene infinidad de secretos por descubrir, tanto dentro como fuera de sus cristalinas aguas. No esperes a que otros te lo cuenten y apunta esta pequeña isla en tu lista de lugares y rutas imprescindibles que visitar.

Acerca de roberto mazzanti

Hola soy roberto, un italiano que ha vivido 10 años en España que adora los viajes y todo lo relacionado con ellos. Después de tanto viaje, he decidido compartirlos con todo el mundo y desde 2013 soy administrador de www.laotraruta.org. Gracias a mucho trabajo y esfuerzo, después de 2 años, estoy viviendo de blogging y hace poco he salido de viaje indefinido (te cuento todas mis aventuras en mi nueva web: italoespañol). Los sueños se pueden hacer realidad, sólo hay que focalizarlos ;)

Te podría interesar

Salvador de Bahía

Salvador de Bahía: entre fiesta e historia

Salvador de Bahía es una de esas ciudades llenas de colorido que se te quedan …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *